Usos del agua oxigenada

En los hogares, clínicas y escuelas, con frecuencia la utilizan para limpiar cortes, abrasiones y otras lesiones menores. Las fórmulas para estos fines generalmente sólo contienen alrededor de peróxido de hidrógeno al 5% o menos. Para las lesiones menores, el área afectada se puede limpiar con un algodón humedecido en la solución, o el agua oxigenada se puede verter directamente sobre la lesión. La solución “hierve” o burbujea durante unos segundos, y este proceso debe continuar hasta que el burbujeo se detiene de forma natural, lo que indica que el área está limpia.

El agua oxigenada tiene muchos otros usos también. Cuando se diluye, se puede utilizar para limpiar y blanquear los dientes, y se puede usar para hacer gárgaras o enjuagues bucales para matar los gérmenes en la boca. El agua oxigenada no debe ser ingerida. Los residuos de ésta deberían ser enjuagados de la boca después de su uso.

Un uso diferente para el agua oxigenada es en la creación de productos de belleza. Algunos de estos incluyen tintes para el cabello y los tratamientos de blanqueo, y también se puede añadir a las cremas y lociones antibacterianas, tratamientos anti-envejecimiento y otros productos faciales. También suele usarse para hacer un buen remojo de las uñas antes de una manicura o pedicura, y funciona bien para la desinfección de las herramientas de manicura y pedicura.

Otro uso del agua oxigenada es purificar el agua. Es muy soluble en agua, y añadiéndola al agua puede aumentar el oxígeno y ayudar a eliminar los contaminantes peligrosos. También se usa en algunas piscinas en lugar de otros purificadores de agua.

El agua oxigenada se puede utilizar para ciertos fines industriales o medioambientales ya que puede proporcionar efectos de blanqueo sin el daño potencial de los agentes a base de cloro. Debido a que el peróxido de hidrógeno puede ser inestable en altas concentraciones, deben usarse con cuidado. En altas concentraciones, puede crear fuertes reacciones químicas cuando interactúa con otros agentes y puede dañar la piel o los ojos de las personas que trabajan con él.