Heridas

Una solución del 3% de peróxido de hidrógeno se usa comúnmente como un antiséptico de heridas.
Su mayor actividad es hacia bacterias Gram-positivas, pero la presencia de catalasa en estas bacterias hace que las disoluciones por debajo del 3% sean menos eficaces. De manera similar, las catalasas presentes en los tejidos pueden dar peróxido de hidrógeno aún menos bactericida.

Aunque el agua oxigenada se usa muy a menudo, sorprendentemente se han realizado pocos estudios para examinar su efecto sobre el proceso de cicatrización de la herida y su eficacia como antiséptico de heridas.

En algunos casos el agua oxigenada puede dañar las células sanas cuando se utiliza para limpiar una herida.

Los estudios en animales y humanos han demostrado que el agua oxigenada no tienen ningún efecto negativo en la cicatrización de heridas.

En un estudio clínico se comprobó que el agua oxigenada era ineficaz en la reducción de la tasa de infección de las heridas apendicectomía, aunque sin efectos tóxicos. De manera similar, en otro estudio clínico en humanos, en heridas de ampollas contaminadas con Staphylococcus aureus, el agua oxigenada no retarda la curación pero tampoco disminuye la carga bacteriana.

En conclusión, el agua oxigenada no parece influir negativamente en la cicatrización de heridas, pero también es ineficaz para reducir el número de bacterias. Sin embargo, puede ser útil como un agente de desbridamiento químico. La efervescencia del agua oxigenada podría proporcionar algún beneficio mecánico para aflojar los desechos y el tejido necrótico de la herida.